Una importante villa romana podría haber sido descubierta en Villamayor de Calatrava tras unas excavaciones arqueológicas

05-oct-2018
Una importante villa romana podría haber sido descubierta en Villamayor de Calatrava tras unas excavaciones arqueológicas

“Estamos viendo la punta del iceberg, tras excavar solo el 1%”, dice el Dr. Víctor Manuel López-Menchero, uno de los directores de la excavación, promovida por el ayuntamiento El pasado año se redescubrió una necrópolis visigoda y un campo de hoyos en otro paraje

Una importante villa romana podría haber sido descubierta en las proximidades de Villamayor de Calatrava, en el transcurso de unas excavaciones arqueológicas llevadas a cabo este verano, a iniciativa del ayuntamiento y que han sacado a la luz numerosos restos que permiten a los arqueólogos estimar que el lugar pudo estar habitado desde el siglo I al V D.C. e incluso con posterioridad.  “Estamos viendo solo la punta del iceberg de lo que parece una importante villa romana” dice el Dr. Víctor Manuel López-Menchero, uno de los directores de la excavación, que aclara que “tan solo hemos excavado el 1% del yacimiento, por lo que todavía tiene un potencial enorme”.  
 
A pesar de haber efectuado tan solo 3 sondeos de 20 metros cuadrados cada uno, en este paraje que nunca ha sido objeto de ningún tipo de intervención arqueológica,el equipo de arqueólogos ha recuperado centeneras de fragmentos de cerámica, metal, vidrio y hueso, entre los que destacan restos de lucernas, agujas de hueso para el pelo, cerámica terra sigillata decorada, un broche de cinturón y numerosos fragmentos de pintura mural de diversos colores, lo que habla de la riqueza que debió alcanzar el propietario de esta villa romana.   
 
Los trabajos de excavación han estado sufragados íntegramente por el consistorio de Villamayor de Calatrava, que ya el pasado año llevó a cabo otra excavación para caracterizar y evaluar el potencial que presenta el patrimonio arqueológico de la localidad y que permitió relocalizar, en el paraje de Las Viñuelas y tras 50 años perdida, una necrópolis visigoda, al tiempo que se identificaba un campo de hoyos prehistórico que no había podido ser detectado hasta el momento de la intervención.
 
Para el alcalde de Villamayor, Juan Antonio Callejas, estos hallazgos visigodos y romanos permiten recuperar el pasado de la localidad y de cara al futuro pueden suponer una nueva fuente de trabajo e ingresos para Villamayor
 
 
Época Romana 
 
Los yacimientos arqueológicos de época romana documentados durante las prospecciones de la Carta Arqueológica, Paleontológica, Etnográfica e Industrial de Villamayor de Calatrava ascienden a 14. El final de siglo III a.C. y la conquista romana del territorio oretano septentrional, área prerromana donde puede ubicarse el actual término de Villamayor de Calatrava, inauguran un periodo (la mayor parte del siglo II a.C.) prácticamente desconocido a nivel arqueológico en la actual provincia de Ciudad Real y en territorio del término que nos ocupa ya que no se han documentado yacimientos arqueológicos de cronología romano republicana.
 
Todos los yacimientos localizados en Villamayor de Calatrava se encuentran ubicados en las fértiles tierras asociadas a la zona lagunar al S y E del casco urbano, por lo que sin duda están relacionados con la explotación agropecuaria del terreno.
 
 
Lagunilla
 
El yacimiento toma su nombre de un pequeña lagunilla que se encuentra en su vertiente septentrional y que aparece ya reflejada en la primera edición del Mapa Topográfico Nacional. La inspección visual de esta lagunilla certifica su carácter artificial y no parece atrevido plantear que, al menos en parte, pudiera tener un origen romano, quizá en forma de alberca o balsa construida. 
 
Sea como fuere, los restos romanos parecen extenderse sobre una zona llana y más elevada que comienza justo a partir de la zona meridional de la lagunilla, localizándose abundante material constructivo (tejas, ladrillos y piedras cuarcita con restos de argamasa, incluidos algunos fragmentos de elementos de sillería) junto a restos de cerámica común romana de variada tipología. Los agricultores concesionarios de estas “suertes” afirman tener problemas al cultivar ya que los arados quedan enganchados en el subsuelo, lo que vendría a confirmar la presencia de estructuras arqueológicas todavía in situ. 
 
 
El contexto arqueológico 
 
El yacimiento de Lagunilla de la Dehesa de Villamayor de Calatrava se sitúa en una zona que tuvo un importante aprovechamiento agropecuario durante la Antigüedad y los comienzos de la Edad Media (Zarzalejos et alii, 2015; Hevia y Esteban, 2016), que se corresponde desde el punto de vista geográfico con la cuenca alta del río Tirteafuera.
 
En cuanto a los lugares de explotación minera y/o la transformación de minerales, tenemos el ejemplo de Minas de San Quintín, cuyos filones de galena argentífera son explotados desde época altoimperial y pudieron resultar de una rentabilidad extraordinaria para Roma, dada la gran ley de la plata extraída.
 
La dispersión de materiales arqueológicos ocupaba unas 6,2 ha, aunque este hecho se ve muy determinado por la intensidad de las labores agrícolas (roturación) llevada a cabo en el paraje; en general se da la dispersión de material en proporción alta, así como de piedras susceptibles de haber formado parte de estructuras en proporción media, restos extendidos por el arado respecto al punto central del yacimiento, por el altozano y por las laderas del mismo. Asimismo, aparecen numerosas piedras agrupadas formando majanos. 
 
Son especialmente importantes los restos de elementos de construcción, como fragmentos de tégulas e ímbrices, ladrillos, elementos cerámicos de tipo placas aislantes de pared y sillares de toba y caliza. También aparecen restos de hormigón hidráulico (opus signinum). Respecto a los recipientes cerámicos aparece una variedad importante de tipos. De este modo, la cerámica común romana se da en proporción alta y presentando una tipología variada; incluso se identificó un fragmento de un plato de engobe rojo pompeyano,
 
El yacimiento de Lagunilla de la Dehesa forma parte de un conjunto de asentamientos dentro del área del Tirteafuera cuyo denominador común es su relación de cercanía con la vía 29, en el marco de la zona llana de las lagunas de Villamayor. Puede determinarse, como hipótesis de partida, que dentro de este conjunto constituye el centro de mayor entidad, posiblemente un asentamiento tipo villa, de ciertas dimensiones. El resto de yacimientos de este conjunto son asentamientos del tipo unidades rurales menores, y estarían ligados económicamente a esta unidad productiva mayor y a la red de intercambios comerciales a través de la ruta mencionada.
Galería de imágenes
Vista del yacimiento
Vista de restos localizados
Vista de restos localizados
Vista de restos localizados

Hemeroteca de Villamayor de Calatrava

saluda del alcalde
Juan Antonio Callejas Cano.
Alcalde de Villamayor de Calatrava.
Saluda del Alcalde

alojamientos turísticos

Fiestas de Mayo. Villamayor de Calatrava

Turismo activo en Villamayor de Calatrava

Normas Urbanísticas de Villamayor de Calatrava

Documentos y Solicitudes

Inventario de caminos públicos

Perfil del contratante en Villamayor de Calatrava

Punto de Información Catastral en Villamayor de Calatrava

Sede electrónica de Villamayor de Calatrava

Turismo activo en Villamayor de Calatrava